Ruta Adeje - Guía de Isora

La ruta de Adeje-Guía de Isora nos lleva a descubrir una parte de la isla repleta de pequeños caseríos aislados, en los que ha permanecido, casi inalterable, la esencia del mundo rural de las islas. Se trata de núcleos dispersos, diseminados entre barrancos, valles y montañas, donde el aislamiento ha repercutido en el mantenimiento de muchas de las tradiciones campesinas características de la cultura canaria. Son estas localidades lugares colmados de contrastes paisajísticos, con espacios volcánicos formados por malpaíses y coladas de lava fruto de diversas erupciones, monumentos naturales como la Montaña de Tejina y abruptos barrancos como el de Erques y el de Tágara. La agricultura y la ganadería han constituido parte fundamental de la economía de estos municipios aunque en las últimas décadas se ha desarrollado una importante actividad turística, especialmente en zonas costeras. Si bien sus orígenes como pueblos se sitúa a lo largo del siglo XVI, los diferentes hallazgos arqueológicos han demostrado que estos territorios, que formaban parte del Menceyato de Adeje o Adexe, fueron escenario de la vida aborigen, siendo lugares de asentamiento y espacios dedicados al pastoreo. Tras la conquista y colonización castellana, cultivos como la caña de azúcar y las viñas pasaron a ocupar un papel destacado. Sobresale el caso de Adeje, donde se fundó un ingenio azucarero. A lo largo de su historia, estas tierras sufrieron las temidas incursiones piráticas. Tal circunstancia hizo que Pedro de Ponte y Vergara, fundador del Mayorazgo de Adeje, procediera a solicitar la edificación de la conocida como Casa Fuerte de Adeje con el objetivo de crear una defensa frente a estos sucesivos ataques. Adeje y Guía de Isora conservan un rico patrimonio cultural y natural, con multitud de contrastes y paisajes originales, de belleza inesperada y asombrosa. La riqueza de su historia se combina con elementos originales de la cultura agraria de la isla. Caseríos como Aripe y Chirche permiten ver magníficos ejemplos de viviendas populares y construcciones rurales como eras, hornos, aljibes, etc., de gran valor patrimonial, nos acercan a las tradicionales formas de aprovechamiento de los recursos naturales de la zona. La vida en estas áreas rurales parece transcurrir con tranquilidad, manteniendo el saber hacer de épocas pasadas junto a aspectos propios de los nuevos tiempos. Muchas de las antiguas huertas continúan cultivadas siguiendo las formas originales; las edificaciones recientes intentan respetar las construcciones típicas y se hace especial hincapié en conservar aquellos rasgos definitorios de su propia identidad campesina.



Longitud:35,5 km

Historia de la Carretera General del Sur

Conoce la historia de la construcción de la Carretera General del Sur (1858-1975)