SL-TF 71 Camino de la Virgen

El Camino de la Virgen ha cumplido a lo largo de la historia distintas funciones. Es probable que durante la época aborigen su utilidad hubiese estado relacionada con las rutas de trashumancia y con la necesidad de trasladar el ganado desde la costa hasta la cumbre en busca de pastos.
 
La aparición de la imagen de la Virgen de la Encarnación en sus cercanías — exactamente, en El Humilladero— no debe ser casual. Es muy posible que los misioneros cristianos quisieran introducir la nueva advocación religiosa en un centro de culto aborigen — La Enramada —.
 
Después de la conquista y colonización de la isla de Tenerife, el camino jugó un importante papel en la exportación e importación de mercancías por su conexión con la playa de La Enramada, la cuál era el puente de las comunicaciones de Adeje con otros pueblos y ensenadas de Tenerife. La relevante producción azucarera del Señorío de Adeje salía por esta vía con destino a Cádiz y Amberes.
 
Paralelamente, el camino de Adeje a La Enramada ha mantenido su función religiosa desde el siglo XVI hasta la actualidad. Históricamente fue el traslado de la imagen de la Virgen de la Encarnación, a iniciativa de Pedro de Ponte, desde La Enramada hasta la ermita de Santa Úrsula de la Villa, con la intención de protegerla de los ataques piráticos, el hecho que dio nombre al camino — Camino de la Encarnación — hoy llamado Camino de la Virgen, ya que, en agradecimiento por los muchos favores recibidos el pueblo de Adeje prometió llevarla cada año en rogativa a su «antigua casa».
 
Durante los siglos XVII y XVIII fueron muy frecuentes las rogativas de los vecinos de Adeje a este lugar sagrado, «su primera casa». Esta tradición dejó de realizarse durante algún tiempo y fue retomada en 1978. En la actualidad, se celebra anualmente el segundo domingo después de Pascua de Resurrección.
 
El camino — que no la rogativa, que comienza en la Iglesia de Santa Úrsula — tiene su inicio en el Portón que sirve de acceso, punto que se sitúa en la carretera de Fañabé a La Caleta. Desde allí toma dirección a la costa, transversal a antiguas parcelas de cultivo, a la zona conocida como Tosca Colorada donde se aprecian las huellas de carretas labradas en la tosca que confirman este lugar como un espacio de tránsito de mercancías; la Tosca Colorada hace referencia a la coloración rojiza que presentan los materiales ácidos pumíticos que conforman el paisaje de esta banda del sur de la isla. En este punto existe una parada en la que los peregrinos rezan a la Virgen, en la peregrinación camino de la ermita de La Enramada. A lo largo del camino hay otros dos puntos de parada; sitio de La Era, y el último en El Humilladero punto de referencia histórico de la ruta pues es el lugar donde se apareció y fue venerada por primera vez la Virgen de la Encarnación, hasta su posterior traslado a la ermita de La Enramada, también llamada en un principio de la Encarnación. El recorrido culmina junto a la antigua ermita de La Enramada, hoy conocida como ermita vieja de San Sebastián.
 
Más información en:
 
 


Dificultad:

Baja


Desnivel:Cota mínima y máxima: 46 m / 144 m
Longitud:2.2 km
KML Google Earth: Camino_de_la_Virgen_o_de_La_Encarnación.kml


Ver Camino de la Virgen en un mapa más grande

Historia de la Carretera General del Sur

Conoce la historia de la construcción de la Carretera General del Sur (1858-1975)